Mr. Director:

Las recientes primarias en Chile dejan reflexiones cruciales sobre el papel de los independientes y su capacidad para influir en el sistema político. Su dinámica no sólo impacta en las estrategias electorales de los partidos, sino que también en la participación ciudadana, incentivando a sectores que se encuentran desencantados, producto del alto nivel de desafección, desconfianza y poca identificación con los mismos.

Históricamente la preeminencia de los partidos en el escenario electoral limitaba que los independientes alcanzaran resultados significativos, pero en las últimas primarias, si bien hubo una baja participación, ha sido mayor que en oportunidades anteriores, en parte porque los partidos políticos abrieron más cupos a candidatos independientes.

Esta situación pone de relieve una discrepancia entre el sistema electoral y la propia naturaleza de las primarias, evidenciando la necesidad de revisar las reglas del juego para garantizar su coherencia. También genera desafíos de los partidos políticos de producir incentivos para que, con el auge de estos nuevos candidatos independientes, se produzca el estímulo de militar por ellos, pues no aseguran que dichos candidatos al ser electos desconozcan su compromiso frente al partido.

Catalina Rollano es coordinadora de acción pública de IdeaPaís. Carta publicada en El Líbero, el 15 de junio.